Centro de Fisioterapia en Elda | Petrer
Llámanos
Tlf: 966 847 077 Movil: 667 480 352
Horario de apertura
Lunes a Viernes: De 9:30h a 13h y de 16h a 20:30h

¿ Por qué acudir al Psicólogo?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Llevo unas semanas inquieto, siento que nada me sale bien y aunque quiero y hago todo lo posible por estar bien y hacer las mismas cosas que siempre he hecho, no me siento igual de bien. Me está costando gestionar mis emociones, lloro continuamente y a veces no sé muy bien por qué, me irrito con facilidad, estoy nervioso e inquieto. En definitiva, me siento atrapado y que no puedo más. Todo esto, naturalmente, empieza a afectar en mi vida cotidiana, duermo poco, me cuesta concentrarme en lo que hago, le estoy dando vueltas a problemas continuamente y, como si fuera poco, aumentan las discusiones con mi pareja y amigos…

 

Alguien al que aprecio me dijo que por qué no acudía a un psicólogo, que me podría ayudar a encontrar una salida. ¿Un psicólogo?, como si estuviera loco, además no pienso ir a hablar solamente y que me pueda decir lo que un amigo”.

 

Lo que se acaba de exponer es un ejemplo de una idea que se tiene de la psicología como disciplina en general y de su práctica, en el ámbito clínico, en particular. Estas ideas y prejuicios que se tiene de la psicología son totalmente comprensibles, ya que en la actualidad existe mucha controversia sobre el papel del psicólogo y, más que poca información, existe desinformación sobre esta figura. Y todo esto es una pena, porque la actividad que desempeña la psicología en la sociedad es importante y las personas pueden verse beneficiadas de esta disciplina.

 

Para poder arrojar un poco de luz al problema del prejuicio psicológico, habrá que explicar qué es la psicología y cómo puede ayudarme un psicólogo en las situaciones problemáticas por las que puedo estar pasando.

 

La psicología es una disciplina científica que se encarga de estudiar la relación del sujeto con su entorno. Tomando al sujeto como un todo, es decir, con sus pensamientos, conductas, emociones, reacciones… Además, de tener una historia particular y única que está en constante interacción con su contexto.

 

Por lo tanto, el psicólogo que trabaja con problemáticas, que podemos denominar, clínicos aplica el conocimiento, las habilidades, las técnicas y los instrumentos proporcionados por la psicología científica a las situaciones difíciles por las que pasa una persona en su vida, además de cualquier otro comportamiento relevante para la salud y la enfermedad de la persona, con la finalidad de evaluar, diagnosticar, explicar, tratar, modificar o prevenir éstos en los distintos contextos en que los mismos puedan manifestarse.

 

De lo anterior se puede concluir que un psicólogo es una persona que conoce las dinámicas y principios que originan y mantienen las situaciones problemáticas personales (p.ej., ansiedad, bajo estado de ánimo, dificultades para relacionarse con otras personas), y tiene recursos para poder ayudar a modificar de una manera eficiente y eficaz dicha situación angustiosa.

 

En algunos casos, un amigo o un familiar puede, con toda la buena intención, darnos una explicación o consejo que proviene de su experiencia personal y de la cultura popular, y que nos puede funcionar además de ayudar. Pero en otras ocasiones, vemos que lo que nos dicen o lo que intentamos hacer no nos surte mucho efecto y nos sentimos desesperanzados. En estas situaciones es donde la figura del psicólogo puede ser de utilidad.

 

Por otro lado, en cuanto a la idea que acudir al psicólogo es para “locos”, se puede decir que, si bien es cierto que la terapia psicológica es necesaria para enfrentar determinados problemas psicológicos, o resolver algunas crisis (ya sean vitales o no), el objetivo de la terapia no es brindar exclusivamente una cura a algo. Iniciar terapia significa que la persona está interesada en mejorar, y que está buscando aún más cosas (ya sean herramientas, autoconocimiento, oportunidades) que van a ayudar a que, si se presenta algún problema o una situación particular, se pueda enfrentarlo de una mejor manera.

 

En resumen, se puede decir que el psicólogo es una figura que nos puede ayudar cuando nos sentimos atascados o sin esperanzas en algún momento concreto de nuestras vidas, cuando sentimos que no hay salida. En este profesional podemos encontrar a alguien que conoce la manera de redirigir nuestra vida hacia aquello que más valoramos, es decir nos puede ayudar a llevar una vida con la cual nos sintamos orgullosos.

 

Para todo esto, un psicólogo nos puede ayudar, entre muchas cosas, cuando:

 

  • Sentimos una excesiva ansiedad y nos cuesta enfrentar situaciones que son importantes para nosotros.
  • Nos encontramos abatidos, desesperanzados y no vemos salida en nuestras vidas
  • Se nos dificulta relacionarnos con otras personas (pareja, amigos, colegas, etc.)
  • Tenemos problemas de concentración y nos cuesta el estudio o nuestro trabajo.
  • Cuando tenemos problemas de autoestima y sentimos que nos valoran poco.

Articulo escrito por nuestro Psicólogo Leonardo Giraldo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *